domingo, octubre 05, 2008

Cuenta Cabrera Infante sobre Capablanca y Alekhine

El escritor cubano destacaba las diferencias entre su compatriota Capablanca y Alekhine, a quien detestaba (como tanta gente en el mundo del ajedrez).

Cabrera Infante nos dice que durante su prolongado reinado, Alekhine solía contar una anécdota que presentaba como cierta: una noche de 1914, en un hotel de San Petersburgo, alguien toca a la puerta de Alekhine. Es un viejo campesino, quien afirma que ha encontrado la forma de que las blancas den jaque mate en 12 jugadas, sin que nada se pueda hacer para evitarlo. Alekhine lo invita a demostrarlo en el tablero, y el viejo lo vence una y otra vez. Impresionado, Alekhine lleva al viejo a la habitación de Capablanca (en esa época un ajedrecista muy superior) y se repite el asombroso resultado. Nada pueden hacer los maestros frente al viejo campesino analfabeto.

A esta altura de la anécdota, Alekhine hacía una pausa. ¿Y qué pasó entonces?, le preguntaban sus oyentes. Y el ruso contestaba: “Pues que Capablanca y yo matamos al viejo. Ahí mismo en su cuarto y luego lo echamos al Neva. Eso fue lo que pasó. De no haberlo hecho, ni Capablanca ni yo habríamos sido campeones de ajedrez del mundo.”