domingo, diciembre 05, 2010

Isabel I

Cuenta Carlos Fisas en su "Historias de la Historia II" que las crónicas de la época (estamos hablando de los 1500's) relatan que la reina Isabel I de Inglaterra era muy limpia: se bañaba una vez por mes, hiciese falta o no.

sábado, agosto 14, 2010

Simón de Beauvoir

contaba de aquel niño que se negaba a aprender la letra "a", porque sabía que después vendría la "b", la "c", la "z" y toda la gramática y la literatura francesa.

Pinochet

A Pinochet le preguntó cierta vez un periodista "¿Qué tipo de lecturas prefiere, general?", a lo que él respondió "Filosofía, historia, literatura, economía, política, ciencias e historia de las religiones". "¿Y en qué momento lee?"; "Diez minutos antes de dormir".

domingo, abril 04, 2010

José Pablo Feimann

Hablando acerca de Marta Argerich y su versiòn de la Balada Nª1 en sol menor, de Chopin

Hay otras versiones. Está la de Rubinstein, equilibrada, sólida. La de Murray Perahia, recomendable. Pero, durante estos días, traída desde el viejo pasado, la Deutsche Grammophon acaba de editar versiones de Martha Argerich, joven. En enero de 1959, a los 17 años, grabó, en la Radio de Berlín, su versión de la Balada en sol menor. Sólo el fraseo de la primera línea melódica establece su diferencia con todos los restantes pianistas. No toca ese primer “la” como si fuera un gong, anunciándose. Y llega al final (a ese “re” que se toca dos veces) quitándole el aliento a quien la escucha. Es tan sutil, es tan delicada la pulsación del primer “re” que uno cree (es más: está seguro y teme) que el segundo no suene. Porque no queda espacio sonoro para hacerlo sonar. Y no: Argerich llega al segundo “re” y lo entrega como el susurro de una frase que se extingue, como un aliento postrero y fatigado, que no muere, que sólo suspira, exhala desvaídamente, pero persiste en vivir. No habrá ninguna igual. Cuando ganó el Concurso Chopin en Varsovia (en 1965) le cantaron el Slata Lat (“Que vivas 100 años”). Sólo a Rubinstenin se lo habían cantado antes. Pero dicen los que conocen los misterios de la vida y de la música que –cuando se lo cantaron a Argerich– entre el público y cantando con toda su voz, y con desmedida alegría, estaba Chopin disfrazado de John Lennon. No me animaría a desmentirlos

sábado, febrero 20, 2010

Atahualpa Yupanqui

No sé si soy creyente; cuando le preguntaban eso mismo a mi padre, él respondía, en broma, que era dudante. En lo que hace a mí mismo, no soy religioso. Tengo por ahí algún sarampión místico que repentinamente me inquieta.

viernes, febrero 19, 2010

Mario Benedetti

El gol que le hizo Maradona a los ingleses con la ayuda de la mano divina es, por ahora, la única prueba fiable de la existencia de Dios.

Jesús Quintero

Vivimos en un mundo terrible. Una mitad del planeta muere de hambre y la otra de colesterol.

Carlos Cañas

Los hombres son fantasiosos. Siempre quieren lo que está prohibido: la libertad, por ejemplo.