viernes, febrero 19, 2010

Carlos Cañas

Los hombres son fantasiosos. Siempre quieren lo que está prohibido: la libertad, por ejemplo.

No hay comentarios.: