viernes, febrero 19, 2010

Jesús Quintero

Vivimos en un mundo terrible. Una mitad del planeta muere de hambre y la otra de colesterol.

No hay comentarios.: