miércoles, febrero 22, 2012

Borges y John Birch

Cuenta Esteban Peicovich que en una de las entrevistas en España, Borges le pidió que lo acompañe al baño. Mientras Borges estaba en el baño, le preguntó:
Dígame Peicovich, ¿usted sabe algo de John Birch? 
Esteban, seducido, tratando de no mostrar una grieta ante el Gran Borges, hizo la "gran argentina” y respondió: Algo he visto por ahí, pero todavía no lo leí… Creo que es alguien que… ¿qué escribió?
No, m´hijo —contestó Borges . John Birch es como le dicen los ingleses a la pija. Y Lady Jane a la concha.
La carcajada de Peicovich se escuchó hasta en Portugal.

Borges y el peronismo

Borges y un escritor joven están debatiendo sobre literatura y otros temas. El escritor joven le dice: "Y bueno, en política no vamos a estar de acuerdo, maestro, porque yo soy peronista". Borges contestò: "Cómo que no? Yo tambièn soy ciego".

Borges, el Proceso y la Guerra de Malvinas

En 1983, un periodista de La Nación pide a Borges su opinión sobre la Guerra de Malvinas. 
Absurda define Borges . Estoy triste, muy triste. Mandaron a esos pobres muchachos de veinte años a morir al sur. Tener veinte años y pelear contra soldados veteranos es algo atroz, inconcebible. Solamente en el crucero General Belgrano murieron cientos. Claro que los militares dirán que al lado de los desaparecidos esa cifra no es nada, pero no creo que les convenga ese argumento. No, no les va a convenir...

Borges y la muerte del Che Guevara

Una mañana de octubre de 1967, Borges está al frente de su clase de literatura inglesa. Un estudiante entra y lo interrumpe para anunciar la muerte del Che Guevara y la inmediata suspensión de las clases, para rendirle un homenaje. Borges contesta que el homenaje seguramente puede esperar. Clima tenso. El estudiante insiste:
Tiene que ser ahora y usted se va. 
Borges no se resigna y grita: 
No me voy nada. Y si usted es tan guapo, venga a sacarme del escritorio. 
El estudiante amenaza con cortar la luz. Borges retruca 
He tomado la precaución de ser ciego esperando este momento.

lunes, febrero 20, 2012

Cartas de Sébastien Châteillon (1509-1563)

Nació en una época de grandes luchas religiosas, cuando te mataban sólo por pensar distinto (si te interesa conocer sobre su vida, mirá Acá). Entre otras cosas, dijo:

Matar a un hombre no es defender una doctrina. Es matar a un hombre.

He examinado atentamente qué significa ser hereje y no concibo más que esto: un hereje es un hombre con quien uno discrepa.