jueves, noviembre 29, 2012

Oscar Wilde

Un hombre moralista es, por regla general, un hipócrita. Una mujer moralista es invariablemente fea.